La comprensión y abordaje de cada niño o joven  particular exige una labor interdisciplinaria que conlleva a combinar estrategias, métodos y recursos a fin de alcanzar el máximo desarrollo de sus potencialidades para alcanzar la mayor autonomía e incluirse plenamente en la vida social.

Se propone una modalidad de trabajo que responda a las características individuales de cada niño o joven y que está plasmada en un plan de trabajo individual pero que a la vez está circunscripta en una dinámica grupal. Brindar un abordaje pedagógico terapéutico integral a niños y jóvenes con discapacidad intelectual  que impacte positivamente en la mejora de sus condiciones de vida y de la de sus familias.

Contribuir a bienestar físico y emocional

Instrumentar prácticas en las cuales los derechos sean el eje vertebral de las mismas.

Incorporar hábitos que impacten en su calidad de vida.

Desarrollar la mayor autonomía instrumentando los apoyos necesarios.

Enriquecer las habilidades comunicativas y sociales en todos los entornos.

Planificar junto al concurrente y su familia un proyecto de vida con plena inclusión en la comunidad.